octubre 1st, 2009

Era una calurosa noche de verano y como todos los años los muchachos iban a ir al cementerio. Todo había empezado hace un par de años cuando a Javier se le ocurrió que podían saltar la reja y entrar al cementerio a hacer nada.

Para ellos era como una película de terror en la que eran los protagonistas. Se hacían bromas los unos a los otros, se asustaban y se imaginaban historias tras los nombres de las lápidas.

A las dos de la mañana todos se encontraron en la puerta del cementerio. Contemplaron por unos minutos la gran puerta que se imponía frente a ellos con sus tres metros de altura y la treparon. Ya estaban adentro y esa sensación indescriptible que produce tan siniestra entrada se instaló en cada uno de ellos. Una mezcla de miedo, emoción e intriga.

Javier recorrió el lugar silenciosamente para asegurarse de que no los encontrara ningún sereno y sus amigos hicieron lo mismo. En la recorrida vieron enormes árboles que entre sombras parecían gigantes inmóviles, guardianes de los muertos. Cada ráfaga de viento parecía un llamado de atención de éstos guardianes Y aunque ellos no podían interpretar estos llamados , por la dudas no se acercaban demasiado a ninguna tumba, pues intuían que las tumbas eran lo que los guardianes custodiaban.

Algunas tumbas eran más interesantes que otras y una de ellas siempre les llamó particularmente la atención, era de granito negro y muy grande y encima tenía la estatua de un hombre que extrañamente miraba hacia la pared, pero no siempre había sido así. En la base de ésta estatua se podían ver las marcas que indicaban que originalmente estaba mirando hacia adelante, hacia los ojos de la estatua de una mujer en la tumba de enfrente. Ésta era sin lugar a dudas la tumba favorita estos muchachos. Todos los años discutían el por qué del movimiento de la estatua de “Leonardo Gonzáles” llegando siempre a la conclusión de que él había mandado construir la estatua en su tumba de forma que mirara a los ojos de la de “Graciela Platt”, quien ellos sostenían era su amante. Luego, al morir Graciela dicen que a la esposa de Leonardo no le gustó como se miraban su marido y ésta otra mujer, y mandó girar la estatua.

Su conversación fue interrumpida por Pablo quien dijo haber escuchado un ruido en las catacumbas. Los demás dijeron que era probablemente el viento sacudiendo las rejas pero de todos modos decidieron ir a ver. Al bajar las escaleras hacia las catacumbas notaron que estaban inundadas y a coro dijeron que no entrarían y dieron la vuelta. Javier subió vociferando insultos dirigidos a sus cobardes amigos y diciendo: “No se de qué se quejan, no hay agua acá”.

Pasaron horas contándose cuentos de terror. Poe y Lovercraft eran invitados corrientes. También alguna leyenda urbana de esas que nunca faltan y algún que otro cuento inventado en el momento. En un momento todos estaban mirando hacia una de las tumbas y alguien dijo: “esa tumba no tenía una estatua” y antes de que alguien contestara la estatua baja de la tumba y entre las sombras les grita “¿qué están haciendo acá?, ¡Salgan de mi casa!”. Salieron todos corriendo desesperados hacia la reja y la estatua salió de la sombra. Ya no era algo tenebroso, no era más que Diego haciéndole una broma a sus amigos. “No lo puedo creer, Javier empezó con esa broma la primera vez que vinimos y siempre caemos” dijo uno de ellos.

Finalmente ya estaba saliendo el sol y era hora de irse antes de que alguien los pudiera ver. Todos saltaron la reja menos Javier que se quedó viendo como se perdían entre las luces y sombras del amanecer de la ciudad como si no pudiera salir del cementerio.

Al alejarse se escuchó a uno quejarse: “no puedo creer que el idiota de Javier se haya matado en abril con el auto de Diego y que por eso ahora tengamos que venir caminando”

Von Brum

Tags: , , , ,

12 Responses to “UNA NOCHE EN EL CEMENTERIO”

  1. Ismael dice:

    El que seguro no lo puede creer es Diego, que marchó con el seguro por que lo manejaba un tercero =P
    Lindo cuento. Poniendonos a tono con el mes del terror.

  2. pablo dice:

    ¿negro vos fuiste con nosotros al central? porque es tal cual bueno menos lo de javier besos ji

  3. Iliana Troche. dice:

    ¿así que manejabas vos?
    linda forma de enterarme…
    menos mal que Javier vive y lucha aún !

  4. violeta dice:

    jajja q locos sos vos jajjajaj

  5. violeta dice:

    jajjaja soy española hahahhahahah

  6. violeta dice:

    esta es una historia yo tengo mejores jjajajaj

  7. violeta dice:

    jajajajja yo ten tengo mejores yo ablo con los fantasmas

  8. bryan dice:

    te go mejores jajajajaj

  9. fatima dice:

    me parese un buen cuento aunque no comprendo algunas palabras ok

  10. flor dice:

    deberias escribir mas cosas de terror para probocar mas miedo si es que ases un cuento de terror

  11. sofia dice:

    es un buen cuento pero no me provoco nada de miedo asi que si hases algun otro cuento pomle mas filis ok